Entrevistas

“Los valores que rodean a Balenciaga, nos sirven de inspiración”



Museo-Balenciaga

El Museo Balenciaga no un museo cualquiera. Alejado de la concepción de museo temático, este museo es un monstruo estimulador de arte, donde la figura de Balenciaga, lejos de ser protagonista, cede el paso a su obra, que así se convierte en el auténtico centro de atención del visitante.

Su directora, Miren Vives, tiene una larga trayectoria en el mundo de la cultura y las artes, y gestiona el museo desde 2014 con el objetivo de promover la trascendencia que la figura y obra del modisto Cristóbal Balenciaga han tenido en el mundo de la moda y de la creación artística.

Miren-VIves-Museo-Balenciaga

¿A qué retos se enfrenta en este recién estrenado 2018 el Museo Balenciaga?

2018 es el año Europeo del Patrimonio. En este contexto el museo reflexiona sobre el valor patrimonial de la obra de Cristóbal Balenciaga: su vigencia actual y su legado. Pero además, las colecciones del museo crecen casi exclusivamente gracias a donaciones, la mayoría de particulares que depositan en nosotros su confianza. Nos traen prendas que para ellos son recuerdos de familia y nosotros con el máximo respeto, las transformamos en un patrimonio del que todos disfrutaremos.

El reto en este año es para nosotros hacer visible esta labor y hacer visible el valor patrimonial de las colecciones del museo ya sea indumentaria, documentos, fotografía, objetos o testimonios. 

¿Qué número de visitantes ha tenido este último año el Museo Balenciaga? ¿Está satisfecha con el resultado?

Somos un museo no urbano, especializado y de autor. En 2017 hemos recibido a 51.300 visitantes a la exposiciones del museo en Getaria, lo que supone un 14% más que el año anterior. Hay camino por recorrer, pero estamos satisfechos de la tendencia positiva que estas cifras representan y que son consistentes en los últimos tres años.

Trabajar en un museo homenaje a Balenciaga es como una metáfora de alto nivel. El modisto era mundialmente conocido por su autoexigencia, su nivel de perfeccionismo casi extremo y su carácter hermético ¿Intentan que todo eso quede marcado en la gestión?

Capacidad de trabajo, búsqueda de la excelencia, discreción y sobriedad, fidelidad a uno mismo, sentido de la belleza, capacidad de emprender y asumir riesgos, innovación…son los valores que rodean a Balenciaga, y que más que ejercer presión, nos sirven de inspiración para llevar a cabo nuestro trabajo y forman parte de la misión y visión del museo, de su definición estratégica. Marcan un camino, y a su vez, unas líneas rojas que no se deben traspasar.

La reputación de Balenciaga en la industria de la moda es intachable, y a día de hoy sigue siendo un icono e inspiración para diseñadores de todo el planeta ¿vienen las nuevas generaciones al Museo buscando inspiración? ¿Tiene un alto porcentaje de visitantes que pertenecen al mundo especializado?

La contemporaneidad del legado de Cristóbal Balenciaga continua inspirando a los creadores actuales, y es una misión importante del museo que el conocimiento de su trabajo, su técnica y sus valores sea trasmitido a las nuevas generaciones.

El museo dispone de una línea de programación para público especializado que crece de año en año.

Así,  desde 2016, el museo trabaja en proyectos temáticos  donde propone un contexto (el de este año es “Balenciaga and the Revolution of the Silhouette”), y unos contenidos para que sean trabajados por profesores y alumnos de las más prestigiosas escuelas internacionales de Diseño en Moda.

En este año, un total de 150 alumnos de escuelas como Central Saint Martins de Reino Unido, Parsosn de Estados Unidos, Seika en Japón o Shenkar en Israel han participado en este proyecto en el museo, para después llevar a cabo, de manera individual, su propio proceso de investigación y creación, cuyos resultados se materializan en la realización de un look original. Una selección de estas propuestas se presentará en el museo en una exposición colectiva a partir de mayo.

¿Cree que la imagen de la mujer vasca, con la elegancia sobria que la caracteriza puede estar influida por la tendencia que creó Balenciaga?

La sobriedad y la elegancia son, sin duda, adjetivos que se pueden atribuir a la obra de Cristóbal Balenciaga. Él revolucionó la concepción del vestir de la mujer, introdujo nuevos idearios en lo femenino desde la exploración formal, basada en el dominio de la técnica y el tejido, y la innovación al introducir nuevas siluetas. Pero además, en sus influencias estéticas tienen su peso los colores, y las formas de sus orígenes a los que dejó nunca de referirse.

Balenciaga es ya un icono que representa el arte de la perfección casi sublime ¿a quién admira más, al Balenciaga costurero, al Balenciaga creador o al Balenciaga empresario?

Las tres facetas combinadas convirtieron a Cristóbal Balenciaga en el diseñador más influente del siglo XX. Su capacidad para mantener el equilibro entre ellas, cuando, entonces y ahora, en el mundo de la moda nadie estaba capacitado para ejercerlas todas con ese grado de éxito, es lo que intensifica su singularidad y lo que más me admira.

Por otra parte, en 2017 se cumplieron 100 años desde que Balenciaga abrió su primer taller en San Sebastián en 1917, cuando contaba tan solo 22 años. Esta efeméride nos ha dado pie en el museo para poner en valor la vertiente empresarial, tradicionalmente menos reconocida, pero al mismo tiempo, tan alineada de nuestro carácter vasco. Una aventura entre San Sebastián y París, con etapas en Madrid y Barcelona, donde abriría nuevas casas constituyendo un modelo de negocio transnacional atípico en el contexto de la alta costura parisina, y que, a su cierre, en 1968, empleaba alrededor de 2.000 personas.

¿Nos adelanta algo sobre la nueva exposición Balenciaga. Moda y Patrimonio de 2018? ¿Abrirá en Marzo con muchas sorpresas?

La exposición “Balenciaga. Moda y Patrimonio”, propone un recorrido diacrónico que nos muestra la evolución de la obra del modisto en sus sucesivas etapas y aspira a convertirse en una muestra de referencia para entender y conocer en profundidad el patrimonio generado por Cristóbal Balenciaga: de dónde parte, qué aporta en su tiempo, y qué nos transmite hoy.

La tecnología también está presente facilitando la interactividad a través de digitalizaciones que nos permiten observar el detalle (megapixel) de una pieza, su visión en 360º, infografías sobre su construcción técnica, o la app que propondrá diversos recorridos temáticos.

La exposición se concibe como una conversación en curso, entre las dos vertientes de la obra de Balenciaga, entre lo efímero y lo que permanece, entre el museo y su público.

¿Qué nivel de aceptación tienen sus cursos-talleres? ¿Ayudan a difundir el Museo en otros ámbitos?

En el área educativa, el museo trabaja a muchos niveles, desde la sensibilización del público hacia el hecho de la moda como manifestación cultural y sus valores intrínsecos, hasta la trasmisión del legado de Balenciaga.

Tenemos programas que cubren todos los ciclos escolares y formación profesional, programas para escuelas especializadas – como explicaba anteriormente -, programas para familias, para personas interesas en la moda de manera no profesional y para los profesionales.

Y es que el legado de Balenciaga y su trasmisión, también genera interesantes oportunidades para los profesionales del sector de la moda y los nuevos emprendedores. Por ejemplo, las masterclass, son sesiones teórico-prácticas a cargo de profesionales altamente capacitados para trasmitir el legado de Cristóbal Balenciaga. De este modo se preservan y difunden  conocimientos técnicos  asociados a Balenciaga y se da respuesta a las necesidades del público especializado.

En el último año hemos registrado un crecimiento medio del 30% en el número de usuarios de estos programas y tenemos participantes locales, nacionales e internacionales.

¿Nos puede decir una pieza que le resulte especialmente inspiradora del Museo Balenciaga, aquella que recurre a visitar cada vez que necesita un momento de paz?

No es fácil elegir entre las casi 3.000 referencias que completan la colección en la actualidad, piezas que siguen en aumento gracias, en gran medida, a depósitos y donaciones.

Si tuviera que elegir alguna pieza en este momento, me decanto por una que formará parte de la nueva exposición: un vestido globo de color rojo intenso confeccionado en París en el año 1952. Es una pieza que hemos restaurado recientemente y que, por tanto da testimonio de que, sin importar el estado en el que pueda encontrarse las piezas cuando entran, en el museo podemos evitar mayores deterioros, consolidarlas y volver a presentarlas en su espectacularidad sin omitir ni ocultar que estas piezas han tenido una vida y una historia propias.

 

COMPARTIR
Gloria Marzo

Sobre el autor: Gloria Marzo

Periodista y directora de la agencia de Marketing online Elements Digital y organizadora de los cursos de verano “el poder de Mr Google”.

DÉJANOS UN COMENTARIO